Taller de meditación y relajación a través de la música

OBJETIVO DEL TALLER:

Generar un espacio donde las participantes, a través de la meditación, el movimiento corporal y la toma de consciencia de su cuerpo y su mente, puedan despertar y desarrollar nuevos niveles de consciencia. Esos nuevos niveles de consciencia les ayudarán en su día a día, viviendo más el momento presente, siendo conscientes de cómo mente y cuerpo suelen ir por separado y aprendiendo a hacer que vayan juntos. También les permitirá generar un estado de relajación y serenidad que disminuirá el nivel de estrés al que nuestra sociedad nos aboca continuamente.

La base del taller es observar la respiración: trabajar nuestra ATENCIÓN y CONCENTRACIÓN a través de la observación de la respiración. La intención del taller es aprender a observarse a una misma. Practicamos una meditación observacional y atencional, cuyo objetivo es desarrollar la capacidad de concentración en un objeto y conseguir SERENIDAD. El objeto que nosotras observamos es la respiración natural, tal cual sea en el momento en el que la observamos. No nos importa el tipo de respiración, sino el hecho de observarla tal cual es en cada momento.

Hay una práctica formal: sentarnos a meditar. Para lo cual es muy importante tener en cuenta nuestra postura. Debemos encontrar una postura cómoda para poder centrarnos en la respiración sin tener que estar cambiando constantemente la posición de nuestro cuerpo. Nuestra espalda y cuello deben permanecer erguidos y mantener los ojos cerrados. Podemos meditar sentadas en una silla o en el suelo. Si estamos en una silla las plantas de nuestros pies deben estar en contacto con el suelo, un cojín o una manta y tener cuidado de no reclinarnos demasiado en el respaldo de la silla. Si nos sentamos en el suelo, nuestras caderas deben estar más elevadas que nuestras rodillas.

Cuando comenzamos a meditar nos centramos primero en la OBSERVACIÓN DEL CUERPO Y

LAS SENSACIONES (exteroceptivas-exteriores e interoceptivas-interiores). Las sensaciones continuamente están surgiendo y despareciendo, poco a poco con la práctica vamos comprobándolo. Vamos aprendiendo a observarlas sin reaccionar, sin juzgarlas, ya que en el momento comenzamos a juzgarlas estamos reaccionando e iniciando procesos mentales que nos alejan de nuestro momento presente. Es decir, las observamos con Ecuanimidad. Al mismo tiempo que observamos nuestro cuerpo y nuestras sensaciones físicas a través de la observación de la respiración, también trabajamos la OBSERVACIÓN DE LA MENTE Y LOS CONTENIDOS MENTALES (procesos y contenidos cognitivos). Los pensamientos, al igual que las sensaciones, continuamente están surgiendo y desapareciendo y si nos limitamos a observarlos sin hacernos partícipes de los mismos igual que vienen se van. Con la práctica de la meditación lo comprobamos por nosotras mismas.

Uno de los beneficios de meditar es que al desarollar nuestra atención y concentración a través de la observación no reactiva de las sensaciones, estamos desarollando la capacidad de estar más atentas a la vida y a lo que en ella nos sucede, así como también desarollamos la capacidad de poder concentrarnos en aquellas actividades que queramos llevar a cabo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s